Una queja muy común entre los usuarios de lentes de contacto es que, al finalizar el día, debido al uso intensivo de dispositivos digitales, sienten sus ojos fatigados. Incluso cuando se quitan las lentillas y se ponen las gafas. Para ellos, Zeiss ha encontrado la solución ideal.

Para aliviar a esos usuarios de lentillas que sufren fatiga debido al estrés visual, la compañía alemana alemana Zeiss acaba de lanzar EnergizeMe, las primeras lentes de contacto especialmente diseñadas para los usuarios de lentes de contacto.

Las lentes Zeiss EnergizeMe han sido concebidas para ayudar a refrescar los ojos de estos usuarios después de quitarse sus lentes de contacto. Este efecto refrescante está basado, como explica Zeiss, en la prevención del estrés visual digital que puede prevenir por el uso intenso de dispositivos digitales.

Tres elementos se combinan en las nuevas lentes oftálmicas Zeiss para relajar los ojos y reducir el estrés visual tras utilizar las lentes de contacto.

El primero es el diseño de la lente. EnergizeMe utiliza un diseño exclusivo que asegura un campo de visión amplio, de manera que el usuario percibe el cambio de lentes de contacto a gafas como en un soplo de aire fresco. Un refuerzo positivo adecuado a cada grupo de edad al que van dirigidas, ayuda en la visión de cerca y aporta la necesaria relajación visual a los ojos cansados de los portadores de lentes de contacto.

En segundo lugar, combinado con el diseño, la tecnología Digital Inside de Zeiss ha mejorado el diseño de las lentes oftálmicas para beneficiar específicamente el típico comportamiento de los usuarios de gafas en el mundo digital; por ejemplo, tiene en cuenta que hoy llevamos a cabo cambios de enfoque entre cerca y lejos más frecuentes y más rápidos de lo que era usual hace solo unos años. Al mismo tiempo, la Tecnología Digital Inside se acomoda a la distancia de lectura, independientemente de que la información provenga de medios impresos tradicionales o digitales –siendo más corta en dispositivos digitales– facilitando una visión clara y dinámica en ambos casos.

Estrés visual: las cifras de un problema imparable.

El último elemento que garantiza una visión perfecta en cualquier circunstancia es DuraVision BlueProtec, un tratamiento antirreflejante de alta calidad que, además, filtra una parte, la nociva, de la luz azul emitida por las bombillas de bajo consumo, los monitores de ordenador y las pantallas de los smartphones y tablets.

En el periodo de preparación anterior al lanzamiento de Zeiss EnergizeMe, un estudio externo llevado a cabo con 130 usuarios de lentes de contacto demostró que nueve de cada diez participantes percibieron una reducción del estrés visual digital gracias a ZEISS EnergizeMe. Asimismo, dos tercios de los encuestados prefirieron Zeiss EnergizeMe a otras lentes oftálmicas. En este contexto, conviene señalar que los usuarios de lentes de contacto cambian a gafas más frecuentemente de lo que pudiera parecer a priori, a tenor de los resultados de una encuesta que se llevó a cabo entre más de 2.400 usuarios de lentes de contacto encargada por Zeiss a finales de 2015.

Los 600 usuarios encuestados en los Estados Unidos, China y Alemania afirmaron usar sus lentes de contacto entre cinco horas y media y casi siete horas al día como media. En Italia, el promedio se elevó hasta las ocho horas y media. Estos mismos encuestados afirmaron cambiar de lentes de contacto a gafas más frecuentemente cuando utilizan medios digitales, particular aunque no exclusivamente, por las tardes. Es entonces cuando más del 70% de usuarios de lentes de contacto encuestados en Estados Unidos y Alemania optan por las gafas. Este mismo porcentaje fue del 56 y 50% en Italia y China, respectivamente. Además, también es un hecho que los usuarios de lentes de contacto eligen usar gafas durante el día, y en otras ocasiones, con cada vez mayor frecuencia.

Zeiss nació en 1846 como un fabricante de microscopios, y desde entonces nos ha hecho a todos testigos de algunos de los grandes acontecimientos históricos del siglo XX, como el «Ich bin ein Berliner» (soy un berlinés) pronunciado por Kennedy en un mitin en 1963 o la llegada del hombre a la luna en 1969, grabada con una de sus lentes.

En la actualidad, el grupo Zeiss cuenta con varias líneas de negocio, desde ecógrafos a cámaras de smartphones, pasando por supuesto por las lentes oftálmicas. Factura 4.880 millones de euros anuales, de los que dedica 436 a investigación y desarrollo y conseguir productos como las nuevas lentes Zeiss EnergizeMe.