Vistas únicas, un entorno impagable, habitaciones cuidadas con mimo, excursiones, spa… detalles que pueden convertir una escapa romántica en el mejor plan posible