España se caracteriza por contar con una gran variedad paisajística, con la existencia de grandes accidentes naturales abruptos o suaves. Además, algunos espacios naturales, con vegetación muy diversa, cuentan con la influencia del ser humano y, por sus particularidades, invitan a los amantes de la naturaleza a perderse entre sus distintos rincones.

Recorrer estos espacios naturales con encanto, al menos una vez en la vida, debe estar en la agenda para cualquier persona que disfrute del aire libre y del placer que supone salir de la urbe durante unos días. Por eso, en este artículo, hemos querido recoger algunos de estos lugares como guía de viaje para los amantes de la naturaleza y la aventura.

Selva de Irati

Desde Roncesvalles hasta los alrededores de Belagua se encuentra la Selva de Irati, en el pirineo navarro. Un espacio natural donde abetos, y pinos negros y silvestres se entremezclan con hayas centenarias creando un paisaje único donde su fronda, a menudo neblinosa, permanece casi inalterada desde hace siglos.

Esta joya de los Pirineos aporta múltiples sensaciones a quienes la visitan: el encuentro con la naturaleza, el sonido del agua entre hayas y abetos, el frescor del río Irati o del embalse de Irabia en verano, el ruido huidizo de los animales, el olor de los frutos del bosque… Sin duda, un rincón de la naturaleza que nos deleita con su magia.

En este espacio natural el visitante podrá apreciar unos senderos más complicados que otros  pero en cualquier trayecto podrá disfrutar de la diversidad de la flora y fauna del lugar. Además, todavía se pueden distinguir los tramos de las vías férreas y los sistemas de cables que se usaban para extraer parte de la riqueza natural de sus bosques.

www.selvadeirati.comEspacios naturales con encanto 1

Bosque de Oma

Ubicado en la emblemática localidad de Gernika, en el País Vasco, este paraje natural también es conocido como el Bosque Animado. Un lugar donde el arte y la naturaleza se dan la mano gracias al diseño del escultor y pintor bilbaíno, Agustín Ibarrola quien, en 1984, impulsó este lugar donde el arte da forma a través de la naturaleza.

El Bosque de Oma se caracteriza por contar con un paisaje de pinos en cuya superficie se dibujan un total de 47 obras con siluetas humanas, animales y figuras geométricas de distintos colores permitiendo al visitante convertirse en protagonista al interpretar el bosque según cómo se mire.

Este destino, que está situado en la Reserva Natural de la Biosfera de Urdaibai, en una de las laderas del valle de Oma, no solo permite disfrutar de un espacio natural donde reina la paz sino que además invita a un juego de interpretación tanto en el conjunto de árboles como en el dibujo de un solo ejemplar. Además, la percepción de las figuras varía en función de la perspectiva desde la que observe el visitante. Sin duda se trata de un lugar ideal para visitar en familia y perfecto para los amantes de la fotografía.

www.santimamiñe.com/bosque-de-oma/Espacios naturales con encanto 2

Parque de Cabárceno

El Parque se encuentra a tan solo 15 kilómetros de Santander y es un espacio único para los amantes de los animales. Se trata de un zoo singular no solo porque está ubicado en plena naturaleza sino también porque los animales viven en régimen de semilibertad.

Cabárceno es un paraje natural donde el visitante puede disfrutar de todo tipo de actividades, talleres y rutas turísticas, perfecto para un viaje en familia.

Además de poder disfrutar de un entorno natural donde se respira aire puro y tranquilidad, el parque es el escaparate ideal para mostrar la forma de vida de distintas especies de animales de orígenes muy dispares y que, en raras ocasiones, podemos ver en el mismo entorno. Esta particularidad y su función didáctica hacen que se convierta en el escenario ideal para aprender de la fauna y la flora en un entorno singular.

www.parquedecabarceno.comEspacios naturales con encanto

Monasterio de Piedra

El Complejo Turístico, Monasterio de Piedra, se encuentra situado junto a Nuévalos, a unos 100 kilómetros de Zaragoza. Se trata de un oasis en medio de la naturaleza donde conviven el Parque Natural, el Monasterio Cisterciense del siglo XIII y el hotel dotado con un moderno SPA y un restaurante donde disfrutar de una exquisita gastronomía.

En el Parque Natural el visitante puede disfrutar de cascadas, lagos y bosques así como de los singulares rincones dibujados por el río Piedra. Además, la posibilidad de apreciar distintas aves y plantas convierte este vergel en un paraje natural ideal para unas vacaciones familiares.

La naturaleza se entrelaza con la historia y la cultura; el visitante puede visitar el Monasterio Cisterciense del siglo XIII y descubrir el modo de vida y costumbres de los monjes así como conocer las dependencias del cenobio, como la sala capitular, el Museo del Vino de la DO Calatayud o el refectorio, que alberga la reproducción de un retablo gótico – mudéjar.

Tras un largo día de excursión, el visitante se puede alojar en el hotel, ubicado en el antiguo monasterio. Un lugar cargado de encanto e historia donde también se encuentra el SPA y el restaurante Reyes de Aragón. Espacios recomendables para la relajación y la degustación de la más auténtica gastronomía aragonesa.

www.monasteriopiedra.comMirror Lake, in Monasterio de Piedra, Aragon, Spain.