Desde cargueros a aviones de guerra, los pecios no solo son lugares increíbles donde bucear. También son arrecifes artificiales donde la biodiversidad cobra vida.

El fondo del mar es un universo paralelo en el que, en otras formas, se reproducen los comportamientos de los mamíferos en la superficie. Pero visto desde un prisma más bello.

Por ANAÏS OLIVERA Fotos: CORDON PRESS/ GETTY IMAGES

El pecio Santa Clara quedó averiado en la costa de Menorca.

HUNDIDO POR CONTRABANDO

Cargado de tabaco de contrabando, el Santa Clara quedó averiado en la costa de Menorca en 1983. Tras remolcarlo a puerto, el barco quedó retenido en un muelle de I’lla de Pinto. Debido a su deplorable estado, se decidió hundirlo. Hoy yace en la Punta Rafalet, a 47 metros de profundidad.



pecios HawaiiUN ‘SOUVENIR’ PARA TURISTAS

El Sea Tiger era un viejo barco de carga confiscado en 1990 por llevar casi un centenar de inmigrantes ilegales. En 1999 se hundió a 30 metros de profundidad para enriquecer el fondo marino de Oahu (Hawái).


 

pecios HMAS

ARRECIFE ARTIFICIAL

Hundir viejos barcos para crear arrecifes artificiales es una práctica habitual. Este, el HMAS Perth, está hundido en Albany (Australia) como reclamo turístico.


Pecios solomon

PAISAJE DESPUÉS DE LA BATALLA

Desde 1944, hundido por la aviación aliada, reposa a 50 metros de profundidad en la laguna Truk (islas Salomon) el cargamento del carguero militar japonés Francisco Maru.


Entre pecios: los mejores arrecifes

EL MAR ROJO MÁS DESCONOCIDO

Sudán no es un destino tradicional de buceo, pero su porción del mar Rojo alberga pecios como el del Umbria, un barco militar italiano hundido por los aliados durante la Segunda Guerra Mundial.


Entre pecios: los mejores arrecifes 1

FUERA DE SU MEDIO

Las aguas de Papúa-Nueva Guinea son la tumba de varios cientos de aviones japoneses de la Segunda Guerra Mundial. Este Mitsubishi Zero, hundido en 1943 en Kimbe Bay, es uno de ellos.


Entre pecios: los mejores arrecifes 2

INMERSIÓN VOLUNTARIA

El Prince Albert es un antiguo carguero hondureño que Bill Evans, el dueño del resort CoCo’s Wiew, en Roatán, hundió frente a la isla para atraer al turismo. No se equivocó.

Aunque si prefieres algo más fuerte, para soltar aún más adrenalina, tus sitios son Maldivas, buceo entre tiburones y mantas raya, o Bahamas, el paraíso del submarinismo, lleno también de especies, cuanto menos, intrigantes.