Perritos calientes, hamburguesas, burritos, platos hindúes, asiáticos… Este es el tipo de cocina que, hasta hoy, encontrábamos en un ‘foodtruck’. Ahora también podemos degustar ostras de alta gama.

Peugeot ha diseñado un ‘foodtruck’ para la firma de ostras de alta gama Gillardeau. El vehículo, bautizado como “La Marcelle” en honor de la hija de Henri Gillardeau, fundador de la maison, es un monovolumen que se despliega como un lujoso bar de ostras.

El ‘foodtruck’, equipado con mobiliario de acero inoxidable y materiales que imitan la pizarra y la madera, cuenta con fregadero, frigorífico, espacios de almacenamiento, una trampilla para deshacerse de las conchas y calentador de agua. Además, el maestro ostrero se sitúa a la misma altura que los clientes para que estos puedan ver cómo prepara sus platos.

De momento, solo hay un ‘foodtruck’ de Gillardeau ubicado en la localidad francesa atlántica de Bourcefranc-le-Chapus, frente a la Isla de Oleron, pero se prevé que haya otros cuatro más.

Ostras 'premium' servidas en un camión 1

Una ‘boutique móvil’

“Quería ofrecer degustaciones en mercados con una ‘boutique móvil’, distintiva, moderna y funcional. Explicar nuestro oficio a mis clientes me permitirá seguir innovando”, ha contado Véronique Gillardeau, codirectora de la compañía gourmet.

La maison Gillardeau fue fundada a finales del siglo XIX. Sus ostras, con un periodo de crianza de entre tres y cinco años en espacios muy cuidados, son muy preciadas por los especialistas de las gastronomía por sus aromas sutiles y su carne abundante. Como sigo de exclusividad, su concha está grabada con láser.