El Bombardier Global 7000 es el avión de negocios más grande del mundo con espacios suites diferentes en la cabina de pasajeros.

Con una autonomía de más de 13.700 kilómetros, permite hacer trayectos de Londres a Singapur o de Nueva York a Dubái sin tener por qué hacer ninguna escala. Y ni siquiera los pasajeros lo echarán de menos, ya que en su interior cuenta con todas las comodidades necesarias para hacer del viaje business a 982 km/h una experiencia inolvidable.

Con capacidad para ocho pasajeros, el jet ofrece cuatro suites habitables, lo que proporciona una libertad casi infinita durante las horas de vuelo. El espacio es tan generoso que incluso cuenta con un área de descanso exclusiva para la tripulación, totalmente cerrada, que maximiza el confort y la privacidad en vuelos de larga distancia.

Uno de sus puntos fuertes son las ventanas extra grandes, por lo que proporciona más luz natural que cualquier otro avión de negocios y crea el entorno perfecto para la reflexión tranquila, la conversación y la productividad empresarial.

Su ingeniería exterior está adaptada a los nuevos tiempos, con motores de alta eficiencia y un diseño que le permite el acceso a aeropuertos como London City.

Para mediados de 2018 

Está previsto que el Bombardier Global 7000 entre en servicio en la segunda mitad de 2018 una vez certificado. Hasta ahora ha sido un habitual de las ferias del lujo o los eventos sobre las novedades del sector aeronáutico. El pasado 4 de noviembre, los pilotos Ed Grabman y Jeff Karnes se pusieron a los mandos del primer vuelo del aeroplano, acompañados por el ingeniero de ensayos en vuelo Jason Nickel. El vuelo de prueba tuvo una duración de dos horas y 27 minutos.