En el centro de la ciudad, en una casona de principios del siglo XX rehabilitada para acoger el hotel 5 estrellas Barceló Oviedo Cervantes, está La Galatea, toda una sorpresa en el panorama gastronómico de la Vetusta de Leopoldo Alas (Clarín).

Por REDACCIÓN

La Galatea sirve cocina asturiana tradicional, pero en un entorno de 5 estrellas: el del hotel Barceló Oviedo Cervantes, en el centro de la capital de Asturias. Los platos, elaborados por el chef Rubén Álvarez y su equipo, actualizan una gastronomía fácilmente reconocible. “La nueva carta de verano está basada en productos frescos de temporada, de la tierra y del Mar Cantábrico, como son el bonito del norte, las verduras de temporada, las anchoas del Cantábrico, el pulpo del pedreru, la ternera asturiana o la popular fabada”, tal y como explica el director del hotel, Javier Estefanell.

Como cabe esperar en el restaurante de un hotel 5 estrellas, tanto el servicio como la presentación de los platos se cuida hasta el último detalle, sin escatimar en cantidades. En La Galatea se sirven raciones elegantes y generosas, “tal y como espera el cliente que viene a Asturias”, explica Estefanell.

Y combinados con la gastronomía asturiana, platos internacionales para satisfacer a todos los paladares. Pero todos ellos cocinados siguiendo los postulados de una cocina purista, que apuesta por “destacar el sabor natural del propio producto sin adulterarlo con salsas fuertes ni especias”, apostilla el director.

Además de la carta da la opción de menú, que tiene precios competitivos para las mismas prestaciones: productos de calidad frescos y de temporada, nuevos sabores originales obtenidos a partir de recetas tradicionales, carta de vinos nacionales, un ambiente elegante relajado y, para quienes lo deseen, servicio en su terraza interior.

Tras la comida se puede disfrutar de su lobby-bar Divinus, en el que lo mismo sirven cafés que alta coctelería.

La Galatea se encuentra a 5 minutos a pie de la principal arteria de Oviedo, la calle Uría, y apenas unos pocos más del casco histórico de la ciudad, donde se encuentran la Catedral y el Teatro Campoamor, sede de los Premios Princesa de Asturias. Para visitas de negocios, su situación también es privilegiada, por su proximidad con el nuevo Palacio de Congresos y la buena conexión que tiene con la estación de tren y el aeropuerto de Asturias.