El regreso de la marca Alpine ya está a punto de hacerse realidad con la llegada de su primer modelo, del que ya se pueden hacer los pedidos online, aunque todavía no se ha desvelado su aspecto final.

POR PEDRO BERRIO

El Alpine Vision es el show-car, el modelo casi definitivo de producción, que ya se ha mostrado y que recupera la esencia y buena parte del inconfundible diseño de los míticos Alpine A108, A 109 y A110, éste último verdadero protagonista de en los rallys más importantes de los años 60 y 70. La marca fue fundada en 1955 por Jean Rédélé, un jefe de taller especializado en potenciar modelos de serie y que ese año fabricó su primer modelo basado en el Renault 4CV. A partir de ahí nació la marca que años más tarde pasó a ser propiedad de Renault y sus emblemáticos deportivos se fabricaron incluso en la factoría de FASA Renault en Valladolid.

Ahora Renault recupera la marca como relanzarla con un modelo deportivo de alta gama. A través de la web www.alpinecars.com se pueden hacer los pedidos de uno de los 1955 ejemplares que componen la serie Première Édition y que serán los primeros que se entregarán a los clientes de todo el mundo. Ni siquiera se sabe cuáles son las características técnicas del modelo ni su equipamiento, que no se comunicarán hasta el primer trimestre de 2017 y el vehículo definitivo no será entregado a los clientes hasta finales de año, pero ya se han abierto los pedidos de esta edición especial que contará con un acabado exclusivo. El precio final en Francia estará entre los 55.000 y los 60.000 euros y cada cliente de esta edición especial podrá elegir el número de su coche, entre 1 y 1.955 que figurará en una placa en la consola central. Solo estará disponible en tres colores, blanco, azul y negro.