Los varones realizan una media de 1,5 compras de moda por internet al mes, con un gasto de 129 euros, un 40,2% más que el de las mujeres.

Los hombres gastan principalmente en calzado y ropa de deporte, productos que suelen adquirir en las tiendas más caras. Por su parte, las cifras de ellas apuntan a un consumo mensual por un valor medio de 92 euros, en una sola compra -mayoritariamente en camisetas, camisas y blusas- y más barata. Son datos del estudio #FashionISDIgital, realizado por Ipsos para ISDI (Instituto Superior para el Desarrollo de Internet), que reflejan  una importante madurez del sector de moda digital y una gran convivencia e interactuación de los canales on y offline, que los clientes utilizan según sus preferencias.

El hombre, principal comprador de moda online 3El 56% de los compradores de moda en línea tiene más de 35 años. Como media, en ambos sexos, un tercio de los compradores son habituales y acuden al comercio electrónico una vez cada uno o dos meses. Los heavy digital buyers (aquellos que consumen más de una vez al mes), representan un porcentaje del 11% del total de usuarios. También en este grupo existe mayoría masculina: un 15% de los hombres tiene una intensa actividad en la compra por la web frente a un 8% de mujeres. Este tipo de adquisidores se concentran en el tramo de los 25 a 44 años y realizan una media de cuatro compras cada mes. El perfil es más habitual en las zonas de centro (Castilla y León, Castilla La Mancha y Extremadura) y Levante, y es más minoritario en Madrid y Barcelona.

Mejor en tienda

El 75% de los consumidores prefieren adquirir prendas en tiendas físicas.  De hecho, el gasto que realizan es un 20% superior: frente a un ticket medio de 60 euros en el establecimiento offline, el del ecommerce se sitúa en los 50. Más del la mitad de los usuarios mezcla de forma natural ambos canales. El llamado ‘efecto ROPO’ (la web sirve para buscar información mientras que luego la conversión se realiza en la tienda física) es superior en el caso de las mujeres (36% frente al 24%). El principal argumento para seguir esta tendencia es la posibilidad de probarse la ropa.

En opinión de los consumidores, el canal online les permite controlar más su gasto (55% frente a un 45% que asegura estar más comedido en la tienda física) y realizar una compra menos ‘impulsiva’. Sin embargo, un 30% admite que termina comprando en Internet más de lo previsto y cuando lo hace su gasto aumenta en un 25% sobre lo presupuestado.

El hombre, principal comprador de moda onlineTanto hombres como mujeres reparten sus compras digitales de moda en, al menos, dos tiendas. La lista de ecommerce donde más compran los consumidores la encabezan las marcas con presencia tanto física como online (64%), seguidas de cerca por los pure players que solo ofrecen venta en la Red (51%) y los outlets (41%). La razón por la que los usuarios eligen este medio es el precio. De hecho, el 64% investiga hasta que encuentra el más barato.

Hay productos que se enfrentan a una mayor complejidad para su venta cibernética por falta de aceptación del consumidor: un 58% de los usuarios reconoce su rechazo absoluto a lista de artículos encabezada por relojes o joyas, prendas íntimas (especialmente en el caso de los hombres) y los trajes, blazers o calzado de vestir (porque reconocen que tienen que probarse).

Sin costumbre de devolución

El hombre, principal comprador de moda online 4El consumidor de moda online en España es reacio a devolver productos aunque no le satisfagan. Un 59% declara haberse arrepentido alguna vez de una compra, el 68% en el caso de las mujeres y un 41% en el de los hombres.   El 52% lo soluciona regalándolo mientras que un 11% los revende en tiendas de segunda mano.

El motivo más común es la insatisfacción de encontrar que el producto recibido no respondía a las expectativas puestas en él (un 86% de los casos, con mayoría femenina) y, a mucha distancia por algún tipo de desperfecto. Los problemas de talla o de ajuste de las prendas son prácticamente residuales.