Bottega Veneta lo tiene claro: el otoño y el invierno que vienen lo harán blanco y negro. La casa italiana reduce al mínimo la gama cromática de su colección masculina otoño/invierno 2017-18, proponiendo outfits monocromáticos o basados en estos dos colores.

Atrás quedó el todo al blanco de las tendencias primavera/verano. Las épocas más frías del año se visten en blanco y negro. Al menos, para Bottega Veneta, la firma italiana que forma parte de la División de Lujo de Kering.

Para la campaña de presentación esta nueva temporada, el diseñador a alemán Tomas Maier, que en 2001 se incorporó como Director Creativo a la firma italiana, contó con el fotógrafo Todd Hido y buscó un entorno singular: Lee House 2, joya arquitectónica moderna de mediados de siglo. Y encima, todo estaba cubierto de nieve. Un hecho que Maier supo aprovechar para obtener una campaña diferente, fría y cálida al mismo tiempo.

Lee House 2 posee una trayectoria histórica. Fue construida en 1956 por el arquitecto del mismo nombre John Black Lee, conocido como el sexto del famoso grupo de arquitectos ‘Harvard Five’. En 1992, la arquitecta japonesa Toshiko Mori fue la encargada de supervisar la primera restauración de la casa; casi diez años más tarde, en 2010, Kengo Kuma tomó el testigo y emprendió una nueva restauración que le devolvió su esplendor original, construyendo además un ala adicional.

Revolución Maier en Bottega Veneta

Tomas Maier creó The Art of Collaboration tras incorporarse a la casa italiana a principios de milenio. Este proyecto continuo en el tiempo invita a artistas visuales de renombre mundial a colaborar en la campaña de cada temporada de de la marca, aportando a la colección su visión única. La lista de fotógrafos de renombre incluye entre otros a Nobuyoshi Araki, Nan Goldin, Philip-Lorca diCorcia, Pieter Hugo, Ryan McGinley y Robert Longo.