El sector de productos y servicios de lujo made in Spain espera cerrar 2016 con una facturación de unos 6.028 millones de euros, 6% más que en 2015.

Actualmente, Barcelona (32%) es la primera potencia de España del sector, seguida por Marbella (27%) y en tercera posición en Madrid (18%), que ocupo en 2012 la segunda posición. Les sigue Ibiza (8%) y Mallorca (5%), mientras que el resto de España no llega al 10%, según datos de la Asociación Española del Lujo.

Dentro del sector del lujo, el segmento de la belleza es de los más destacados y de los que más consumidores atrae, siendo uno de los más representativos de este sector. Este año, se espera que el sector cierre con una facturación de 1.632 millones de euros. Los datos se han hecho públicos durante la Primera Jornada del Sello de Calidad Luxury Spain Beauty, celebrado en el ISEM Business School de Madrid y en el que ha estado presente, entre otros, Carmen Lomana. Durante el acto se han celebrado dos mesas redondas y una master class: ‘El futuro de la cosmética natural’, que ha contado con el punto de vista de Laura Sanz, directora de comunicación de Alquimia, y Olaya García, directora general de SeaSkin; ‘Sinergias entre el mundo de la estética, medicina estética y cirugía estética’, en el que han participado Dr. Javier de Benito como invitado de Honor, Xavier Cardona, adjunto al CEO de Mesoestetic, y Miguel Ángel Herranz, director general de Genoxage; y ‘Alimentos y suplementos para un envejecimiento saludable’, impartido por  Cristina Sabater, directora general de Antiaging Shop.

El sector del lujo crece en EspañaCuidar la imagen, sentirse y verse bien son algunas de las principales prioridades de los consumidores. Los productos de lujo de belleza y cosmética españoles han apostado por crecer también fuera del territorio nacional, internacionalizarse e incrementar el número de ventas en el mercado exterior, ya que son un referente entre consumidores de todo el planeta. Los principales países consumidores de cosmética de lujo son Estados Unidos, China, Hong Kong, México, Alemania y Turquía, donde destinan un gran porcentaje de su consumo de la cosmética y perfumería. Arabia Saudí se sitúa en primer lugar dentro de los tres países de la zona con mayor consumo de este tipo de productos, seguido muy de cerca por Irán y Emiratos Árabes Unidos.

El sector de la belleza de lujo tiene en España una gran amplitud de productos y una gran especialización, sobre todo en la cosmética profesional, que ha recibido un gran reconocimiento a su calidad a nivel internacional. La industria del lujo presenta una concentración geográfica y sobre todo en términos de facturación muy notable. El 40% de las compañías del sector tiene sus oficinas centrales en Cataluña, el 26% en Madrid, el 23% en la Comunidad Valenciana y el 11% en el resto de España.

Los spas, en claro crecimiento

Otro gran protagonista es el turismo de lujo, un mercado en alza que ha vivido una gran expansión, impulsado principalmente por los spas y centros de belleza. Estos factores ha propiciado que esté creciendo a un ritmo superior al 15% en los últimos diez años, según la Organización Mundial del Turismo (OMT). En el caso de Mallorca, concretamente, es aún mayor y supera el 25%. Las comunidades que resaltan y reclaman el interés de los turistas y potencian el turismo wellness son Catalunya (22%), Málaga (19%), Madrid (12%) e Islas Baleares (11%), mientras que el resto de España concentra el otro 36%.

El sector del lujo crece en España 4El país ocupa el quinto lugar en el mercado del lujo dentro de la Unión Europea. Mientras la mayoría de sectores han experimentado bajadas en sus niveles de producción y ventas, en el ámbito del lujo éstos se mantienen y aumentan a través de las exportaciones y de los turistas que visitan el país español.

España es, mayoritariamente, exportadora de lujo, puesto que el 51,5% de la facturación de las empresas españolas se debe a la venta exterior. Al consumidor internacional le gustan los productos españoles y, cada vez más, visita nuestro país en busca de ellos. Cada vez más los productos españoles de lujo se valoran en el exterior por su calidad, innovación y tradición. A nivel mundial, el aumento ha sido de un 5%.