Maribel Verdú es un rostro imprescindible del cine español y lo seguiremos viendo durante mucho tiempo, porque no para: el 4 de agosto estrena ‘Abracadabra’ y está rodando otras dos películas. ¿Su secreto? Una energía a prueba de bomba.

Por: SERGIO MUÑOZ  Foto: RUBÉN VEGA

Maribel Verdú es puro carácter y buenas vibraciones. Algo tendrá que ver con ello el magnífico momento vital y profesional en el que dice encontrarse. «Estoy feliz, disfrutando de lo que hago, de mis compañeros, de mis directores y con una vida personal absolutamente plena», afirma a Código Único.

Pero Maribel Verdú (Madrid, 1970) también admite que la energía la lleva incorporada de serie. Desde luego, hace falta tener las pilas muy cargadas para seguir el ritmo de la actriz.

Este verano, Maribel Verdú está rodando dos películas, ‘Sin filtro’ y ‘Superlópez’. Entre toma y toma, Verdú promociona ‘Abracadabra’ –se estrena el 4 de agosto–, una comedia disparatada dirigida por Pablo Berger, el mismo director que le «regaló» el papel de la madrastra en Blancanieves, por el que ganó un Goya. Luego se pondrá a las órdenes de Gracia Querejeta.

Por suerte, la ilusión de Maribel Verdú por rodar sigue intacta después de 70 películas y de haberlo hecho prácticamente todo en el cine español.

– Me da la sensación de que os habéis divertido mucho haciendo ‘Abracadabra’.

– La verdad es que sí. Yo con Pablo [Berger] me tiro a la piscina y me sumerjo en su mundo. Y cuando veo los resultados siempre me sorprenden muchísimo.

– ¿Cómo llevas la etapa de promocionar las películas?

– Bien. Una prefiere hacer otras cosas, pero forma parte de mi trabajo y lo tengo súper asumido. Y me apetece hacerlo porque quiero que la gente sepa que he hecho un trabajo y que esa película existe. Además, yo creo en esta película, me fascina, es distinta a todo lo que la gente haya visto antes. Es inclasificable. Es como un recorrido por una montaña rusa en la que bajas, subes, te ríes o dices «ay, qué miedo».

– Tu personaje es Carmen, un ama de casa frustrada de la periferia de Madrid y con un marido que deja bastante que desear. Es muy diferente a ti. ¿Cómo has preparado el personaje?

– Cuando me preguntan eso nunca sé contarlo. Si el guión está bien escrito, lo leo y sé cómo es ese personaje, y luego ensayo, juego, pruebo… Defiendes los personajes porque crees en ellos y porque es lo que te toca. En este caso, yo quiero mucho a Carmen, es muy querible.

– Repites con Pablo Berger después de ‘Blancanieves’. ¿Aceptaste el papel inmediatamente?

– Pero vamos, no sé cómo contarte. Quedamos en un hotel, merendamos y, al terminar, después de hablar de nuestra vida porque hacía mucho que no nos veíamos, me entregó el guión en una caja preciosa, como hizo en ‘Blancanieves’. Esa misma tarde lo leí y por la noche le estaba llamando: «Pablo, estoy contigo otra vez a full».

– ¿Ha habido muy buen feeling en el rodaje?

– Por supuesto. Pablo es muy tranquilo, no grita, crea un ambiente estupendo y eso es muy necesario a la hora de trabajar. He rodado con directores que gritan y lo paso francamente mal. No compensa. Prefiero quedarme en mi casa.

– En la película todo se enreda por un espectáculo de hipnosis. ¿Crees en ellos?

– ¡Es que lo probamos! Durante los ensayos nos trajeron a un tipo que tiene un espectáculo alucinante, entre hipnosis y magia. Fue genial.

– ¿Y tú te sometiste a hipnosis?

– Hombre, claro. Yo soy juguetona por naturaleza, me gusta probar las cosas y experimentar. Es como todo: si no quieres, no te hipnotizan; pero si te dejas llevar, flipas. Eso sí, no te puedo decir qué se siente, hay que vivirlo.


 

TRES, DOS, UNO… ¡ESTÁS DORMIDO!Maribel Verdú y Antonio de la Torre, en 'Abracadabra'

En ‘Abracadabra’, Maribel Verdú es Carmen, un ama de casa deprimida porque su marido, Carlos (Antonio de la Torre), es un hombre rudo que no la valora. En una boda, Pepe (José Mota), el primo de Carmen, le hipnotiza y este se convierte en un ser dulce y enamorado de Carmen. Pero no todo resulta ser tan idílico como parece.


– ¿Meterte en otras vidas es lo que más te gusta de ser actriz?

– Claro. Eso y compartir las esperas, las charlas o los rodajes en exteriores con el equipo. Es cuando realmente conoces a la gente.

– ¿Si no hay buen rollo en el rodaje se nota en pantalla?

– Eso es mentira, no se nota nunca. Nosotros hacemos nuestro trabajo, que es engañar lo mejor posible. Los actores somos unos mentirosos que te cagas. Tú puedes estar fatal, decir qué horror de rodaje, pero eso no te puede afectar.

– Estás rodando con Santiago Segura otra comedia, ‘Sin filtros’.

– Estoy siendo tan feliz en ese rodaje… La película se estrenará el 22 de diciembre y solo te puedo decir que nos lo estamos pasando pipa. Es una comedia de mujer empoderada y yo estoy enloquecida con mi director. Yo ya conocía a Santiago [Segura], pero está siendo todo un descubrimiento para mí.

– ¿Tú tienes pocos filtros?

Sí, desgraciadamente lo de «sin filtro» lo llevo bastante a cabo, pero con la edad y con la experiencia, cada vez menos.

– ¿Qué te llena más, una comedia o un dramón?

Casi siempre he hecho dramones, pero este año tengo tres comedias seguidas, ¿tú sabes qué felicidad? Está ‘Sin filtro’, luego ‘Superlópez’ y la próxima de Gracia Querejeta, que será la cuarta que hago con ella y también es una comedia. Me divierte mucho. Lo que pasa es que creo que es más difícil encontrar una comedia digna que un drama digno.

– Has participado en los grandes títulos del cine español, tienes dos Goyas y un Premio Nacional de Cine. ¿Eres consciente de tu importancia en la historia del cine español?

– Te juro que no, y sabrías que no miento si me conocieras. No me paro a reflexionar si he hecho una cosa u otra porque da igual, luego siempre miran con lupa lo siguiente que haces.

– ¿Pero, al menos, te sientes valorada?

Sí, absolutamente, eso te lo puedo asegurar. Me han nominado, me han premiado, los críticos me han puesto por las nubes cuando he hecho trabajos buenos…

– ¿Alguna vez has hecho una película en la que no creías?

– Sí, y es el horror. Es de esas cosas que tienes que hacer por circunstancias de la vida o por compromisos ineludibles. Y esas sí que no fallan: salen siempre mal.

– ¿Has pasado épocas en las que no sonaba el teléfono?

Sí, cuando se estrenó ‘Y tu mamá también’. Tuvo mucho éxito, pero pasaron dos años hasta que llegó ‘El laberinto del fauno’, de Guillermo del Toro. De repente piensas que a lo mejor esto se ha acabado, pero llega Guillermo y me cambia la vida. Quizá si no hubiera hecho ‘El laberinto…’ no estaría otra vez donde me ha colocado esa película. Después de ella no he parado de hacer películas y personajes interesantísimos. Cuando las mujeres vamos cumpliendo años los papeles son cada vez menos importantes, pero hasta ahora todos los que he hecho son espectaculares. Pienso que esto algún día pasará, pero mientras tanto voy a aprovecharlo y a vivirlo con toda la ilusión del mundo.

 


Maribel Verdú: “Soy enérgica. Tengo de inane y de pasota lo que yo te diga”


– Se cumplen 30 años del estreno de ‘El año de las luces’, ’27 horas’ y ‘La estanquera de Vallecas’, tres títulos que te lanzaron al estrellato. Tenías solo 15 años cuando empezaste. ¿Crees que al principio fuiste muy rápido?

– Tampoco me lo he planteado. Yo no paraba. Hacía cinco películas al año, pero así se daban las cosas. Tenía que trabajar, trabajar y trabajar y tener experiencia. Rodaba con Fernando Trueba, con Montxo Armendáriz, con Antonio Mercero, con Eloy de la Iglesia… ¿Qué iba a hacer, parar? Hubiera sido una idiota. En la vida, si hay tiempo para algo es para parar. Yo soy impulsiva, me gusta vivir la vida a tope. A veces sí he dicho: «Uffff, tengo que parar porque estoy muerta», pero en ese momento me llama Alfonso Cuarón. ¿Qué hago, descansar? Ya descansaré cuando me muera. Una tiene que aprovechar los trenes que pasan por su casa, y no siempre pasan.

– ¿Y de dónde sacas la energía?

Eso sí que es inherente a mí. Soy una mujer enérgica. Tengo de inane o de pasota lo que yo te diga.

– ¿Alguna vez has vuelto a ver esas películas?

– Eso sí que no, jamás veo mis películas. Uno nunca lee lo suficiente ni ve lo bastante cine como para ver películas que ya ha hecho. Yo quiero ver cosas nuevas, no me voy a poner a ver ahora ‘El año de las luces’.

– ¿Eres seriéfila?

Ufff. Una enferma mental.

– Pues hace mucho que no vemos a Maribel Verdú en televisión. ¿No te interesa?

– ¿Sabes lo que pasa? Yo lo estoy deseando, te lo juro, lo que más me ofrecen son series de televisión, pero son para estar mucho tiempo, y yo quiero que me llegue una serie que me interese de esas de solo ocho capítulos. Mira, acabo de ver Big Little Lies’, una serie que protagonizan Nicole Kidman y Reese Witherspoon, y me ha dejado impactada. Si no la has visto, ya estás tardando. Son solo ocho capítulos, y digo ¡yo quiero hacer eso!